7/04/2016

Tag: ,

Kathleen Jamie


Cinco Poemas 
de Kathleen Jamie
Versiones de Elisa Molina








1. LUNA


Anoche, cuando la luna
navegaba como un óvalo
de luz por mi desván, sentí
que venía a compadecerse.

Era agosto. Viajaba
con una valijita de sombras
y unas pocas estrellas,
las primeras, de regreso al norte, 

y parece que mi pieza
la desorientó. Se hizo
la interesada en los libros,
mientras los otros objetos

braceaban como en un estanque
con insospechada vida:
los collares destellaban en el joyero,
el escritorio lleno de papeles

y también los libros parecían
dispuestos a abrirse y confesar.
Segura de que la luna escondía
alguna rara intención,

esperé; un largo rato seguí
su frío brillo que iba 
hacia un dibujo de flores
colgado de la pared y luego

se deslizaba hasta la madera
del piso a descansar.
Suficiente para mí. Luna  -dije-
Ambas tenemos cicatrices,

¿Acaso escondes tras de ti
las palabras simples del amor? Dilas.
No eres mi madre;
con ella, esperé hasta que murió.



1. MOON


Last night, when the moon
slipped into my attic-room
as an oblong of light,
I sensed she’d come to commiserate.

It was August. She travelled
with a small valise
of darkness, and the first few stars
returning to the northern sky,

and my room, it seemed,
had missed her. She pretended
an interest in the bookcase
while other objects

stirred, as in a rockpool,
with unexpected life:
strings of beads in their green bowl
gleamed,the paper-crowded desk;

the books, too, appeared inclined
to open and confess.
Being sure the moon
harboured some intention, 

I waited; watched for an age
her cool glaze shift
first toward a flower sketch
pinned on the far wall

then glide to recline 
along the pinewood floor
before I’d had enough. Moon,
I said, we’re both scarred now.

Are they quite beyond you,
the simple words of love? Say them.
You are not my mother;
with my mother, I waited unto death.


2. LA PLAYA


Ahora que amaina el viento
del oeste, vayamos
hacia la playa tormentosa.

Ya han de estar allí unas pocas
almas valientes siguiendo
el tronco a la deriva,

el raído manojo azul
de cabos sintéticos,
que se cortó y volvió a la costa–

rara especie – trajinando
la misma curva, todos
nosotros, como quien espera

un prodigio o desea
una vida distinta.


2. THE BEACH


Now the big westerly´s
blow itsef out
let´s drive to the storm beach.

A few brave souls
will be there already,
eyeing the driftwood,

the heap of frayed
blue polyprop rope,
cut loose, thrown back at us –

What a species-
still working the same
curved bay, all of us

hoping for the marvelous
all hankering for a changed life.


3. AVISTAJE DE BALLENAS

Y cuando al fin desaparezca
el sendero, caminaré 
– hierba dura, gaviotas, rocas
con líquenes incrustados–

refugiándome del frío
verano en alguna azotada
caravana, de esas que van
entre las olas vítreas

hasta que mis ojos se evaporen
y quiera otra vez volver
al comercio conmigo misma:
habiéndolas visto emerger, 

respirar y sumergirse lejos
en el resplandor, como puntadas
de una rasgada tela que ya
no es posible componer. 


3. THE WHALE-WATCHER

And when at last the road
gives out, I’ll walk – 
harsh grass, sea-maws,
lichen-crusted bedrock – 

and hole up the cold
summer in some battered
caravan, quartering
the brittle waves

till my eyes evaporate
and I’m willing again
to deal myself in:
having watched them

breach, breathe, and dive
far out in the glare,
like stitches sewn in a rent
almost beyond repair.

(Extraídos de The Tree House, Picador, 2004)


4. MAYO

De nuevo la floración salvaje
extinguiéndose al anochecer, los cerezos
espuma al pie de la colina
y un mirlo, diciéndonos 
lo que piensa de esto, diciéndonos
                          lo que piensa…
¿Cómo se soporta esto? Un incendiado cielo,
el estuario cubierto de oro, las nubes que pasan grises
como campesinos
                              movidos por un profecía. 
           ¿Qué diremos
que no haya dicho el mirlo
una y otra vez? La noche llama:
al lado, las ventanas de la casa de cristal
se arrebolan y callan.


4. MAY

Again the wild blossom
powering down at dusk, the gean trees
a lather at the hillfoot
  and a blackbird, telling us
what he thinks to it, telling us…
How can we bear it? A fire-streaked sky, a firth
decked in gold, the grey clods passing
like peasant-folk
  lured away by a prophecy
        What can we say
the blackbird´s failed
to iterate already? Night calls:
the windows of next-door´s glass house
crimson, then go mute.

(De The Overhaul, 2012)



5. MUJERES VIEJAS


Ese árbol,
plantado al pie
de tus praderas alpinas,

oscuro y de musgosas ramas,
-un manzano quizás-

¿Le darías un mensaje?
¿Podrías decirle que pronto
Llegará la primavera?

Está trepando la montaña
como si cargara a una anciana en la espalda.

También nosotras, cuando seamos viejas, 
iremos a buscar la primavera.

Sabés a qué árbol me refiero.


5. OLD WOMEN

Thon tree,
earthfast at the foot
of your Alpine meadow,

dark, with mossy branches,
– apple perhaps –

can you give it a message?
Can you please say spring
will be there soon?

It’s creeping up the mountain
as though carried on an old woman’s back.

When we’re old women
we will fetch spring too.

You know the tree I mean.


(De Bonniest Companie, 2015)



NOTICIAS BIO-BIBLIOGRÁFICAS  


KATHLEEN JAMIE. Renfrewshire, Escocia, 1962. Cursó estudios de Filosofía en la Universidad de Edimburgo. Es autora de numerosas colecciones de poesía, entre las que se encuentran, Black Spiders (1982), The Tree House (2004), Waterlight: Selected Poems (2007), The Overhaul (2012), The Bonniest Companie (2015). Obtuvo los siguientes premios y distinciones “Forward Prize for best poetry collection of the year”, con The tree House, libro que también mereció el reconocimiento del “Scottish Arts Council Book of the Year Award”; El premio “Somerset Maugham”,  el “Forward Poetry Prize” por su poema “The Graduates”; el premio  Paul Hamlyn, y el  “Creative Scotland Award”.  Dos veces obtuvo el reconocimiento Geoffrey Faber Memorial Prize, y tres de sus libros han sido pre-seleccionados para el premio T.S. Eliot. Es autora de prosa creativa no ficcional: The Golden Peak: Travels in North Pakistan (1992). Ha colaborado en The Autonomous Region: Poems and Photographs from Tibet (1993) con la fotógrafa Sean Mayne Smith.  Su producción ensayística se ha recopilado en Findings (2007) y Sightlines (2013). Este último fue acreedor del Orion Book Award.


ELISA MOLINA. Córdoba, 1961. Licenciada y Profesora en Letras Modernas (UNC); Magister en Literaturas y Culturas Comparadas (UNC). Se desempeña en tareas de docencia y escritura. Ha publicado dos libros de poesía: Escrito en el Agua (Editorial del Copista, Córdoba,2003) y En la lengua de tu padre (Editorial del Copista, Córdoba, 2012). Ha traducido Homage to Sextus Propertius y H. S. Mawberly de Ezra Pound en colaboración con María Calviño, con quien también co-editó las plaquetas La poesía traducida (seis números, Córdoba, 1985/86). También ha traducido del inglés poemas de Wallace Stevens, Carol Anne Duffy, Don Paterson y Kathleen Jamie.  Asimismo es autora de studios críticos y reseñas sobre la obra poética de poetas argentinos (Rodolfo Godino, Ricardo Molinari, César Cantoni, Santiago Kovadloff, Eduardo D´Ànna, Juan Carlos Moisés, Diego Muzzio, Jorge Luis Borges, Alejandra Pizarnik, Alberto Girri, Alejandro Nicotra, Circe Maia, Roberto Malatesta, etc. Sus trabajos han aparecido en diversas revistas del país y del extranjero. Entre ellas, cabe señalar Revista Fénix - poesía y crítica, Hablar de Poesía, Variaciones Borges y  Señales de la nueva poesía argentina (Libros del pexe, Gijón, 2004).  Desde el 2015 edita un blog de poesía, traducción y comentarios, “Segunda Voz” (http://segunda-voz.blogspot.com.ar/ )

Analecta Literaria

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

1 comentarios:

 

Ads